Los bebés crecen muy rápido. Un día los vemos tan pequeños e indefensos y de la noche a la mañana ya andan por sí solos por el mundo. Es por eso que la fotografía de bebés ha crecido exponencialmente, porque se convierte en la única forma de inmortalizar los momentos más hermosos de su niñez y poder revivirlos el resto de su vida.

En este artículo vamos a revisar varios consejos que te van a ayudar en tus próximas fotos de bebés para que sea una experiencia maravillosa.

Las fotografías de recién nacidos nos regalan hermosos recuerdos, que inspiran calma y ternura. Sin embargo, este tipo de trabajos fotográficos son bastante complicados de hacer.

 

 

 

 

Se debe tener especial cuidado con el bebe y tratar de incomodarlo lo menos posible, tener un extremo cuidado con nuestro equipo, es decir utilizar correas especiales para sostener nuestra cámara y evitar accidentes y sobre todo tener una temperatura adecuada para él, si van a estar desnudos en las tomas.

Un bebé no va a posar para ti, así que es necesario pensar en todo el decorado y mantener el espacio de trabajo lo más ordenado posible.

 

 

 

 

 

 

Procura mantener al bebé relajado.

Cuando un bebé está relajado va a regalarte siempre los mejores momentos para fotografiarlo. Adáptate a su rutina diaria y procura no molestarlo demasiado. Un bebé incómodo puede comenzar a llorar y arruinarte un momento mágico. Aprovecha sus momentos de sueño para realizar fotografías más tranquilas, tiernas y naturales.

 

 

 

 

Para que un bebé esté calmado ten en cuenta que debe de estar alimentado, controlar la temperatura, y sobre todo mantener siempre a su mamá cerca.

 

Utiliza el objetivo adecuado.

Parece un consejo básico pero para este tipo de fotos con bebés involucrados, escoger el objetivo correcto te dará una gran ventaja para conseguir la foto que buscas. 

En la fotografía de recién nacidos solemos aprovechar la poca profundidad de campo que nos dan los objetivos fijos, de esta forma logramos unas tomas con un toque dulce y tierno gracias al desenfoque. Una lente de 50mm o un objetivo 85mm que sea luminoso, va a darte un punto extra para encontrar el mejor encuadre.

 

 

 

 

Prueba con varios encuadres

No te quedes con una sola posición. Busca diferentes encuadres y vistas del bebé. Trata de captar sus diferentes expresiones y no te conformes con sólo una buena fotografía. No tengas miedo de disparar varias veces, recuerda que tu no controlas al bebé y es él el que lleva el ritmo de la sesión.

 

 

 

 

Puedes seguir una serie de consejos que siempre funcionan:

  • Cambia el punto de vista: Prueba con diferentes ángulos de visión. Un encuadre poco convencional te puede regalar bonitas fotografías de bebés.
  • Enfoca a los ojos: Cuida tu enfoque. El punto de atención más importante son los ojos del bebé no lo olvides y pon el foco en ellos.
  • Acércate: No tengas miedo de acercarte, se trata de un bebé y no va a morderte. Juega con las distancias focales y aprovecha hasta el detalle más pequeño. Busca sus manos, pies o dedos, encuentra detalles en su ropa… Que no se te escape nada del bebé que desprenda lo que quieres expresar.

 

 

 

 

Usa una luz suave

Para este tipo de fotografías lo mejor es mantener una iluminación tenue y en lo posible utilizar la luz natural. Buscamos una ambientación tierna y cálida para ello puedes intentar con: 

  • Luz suave: La luz ideal es una suave, puedes utilizar difusores o cortinas para filtrar la luz y lograr suavizarla. 
  • Evita el flash: No existe todavía un consenso sobre la exposición de la luz del flash sobre el bebé. Algunos piensan que puede afectar la visión del niño, mientras que otros opinan que no les afecta en absoluto. Lo que si es cierto es que el flash puede resultar muy incomodo para un recién nacido. Un consejo es mejor evitarlo de forma directa, rebótalo en alguna pared o simplemente intenta no usarlo.
  • Usa luz continua:  Puede ser una buena herramienta pero este tipo de luces suele generar bastante calor e incomodar al bebé. Si la utilizas, trata de suavizarla con difusores y reduce el tiempo del bebé bajo la luz.
  • Usa luz natural: Aprovecha la luz natural, si no estás trabajando en un estudio, intenta colocar el set cerca de una buena entrada de luz.

 

 

 

 

 

No tengas miedo de retocar las fotos de recién nacidos

Para encontrar ese toque especial en tus fotografías no tengas miedo de procesarlas y retocarlas digitalmente. Para este tipo de trabajos siempre dispara tus fotos en modo RAW para que aproveches todo el potencial de los programas de edición. 

Puedes eliminar con el retoque algunas imperfecciones que pasaste por alto en el momento de hacer la foto, o mejorar el contraste y la exposición. Con el retoque digital puedes lograr excelentes resultados.

Esperamos que con estos pequeños consejos puedas mejorar tus fotografías para bebés y regales maravillosos recuerdos.

Te dejamos en la parte de abajo algunas ideas de bebes graciosas y bonitas para realizarlas sin necesidad de salir de casa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.