La fotografía de retrato es, y probablemente seguirá siendo uno de los géneros de fotografía más populares que existen, y tiene buenas razones para serlo. Los retratos son emotivos, cuentan una historia, provocan emociones diversas y tomados correctamente, pueden revelar la verdadera esencia de una persona, quiénes son y qué sienten. Una buena fotografía de retrato equivale a capturar el alma, como la fotografía de Ana Iglesias que su cualidad primordial es buscar en el interior de las personas eso que las hace únicas.

Existen muchos géneros de fotografía, sin embargo, el retrato no está peleado con ningún tema o estilo específico. Existen desde el retrato tradicional, de estilo de vida, de ambiente o locación, conceptual, urbano, surreal, artístico, etc.

Sin embargo, a pesar de la amplia gama de subgéneros, la mayoría de los retratos se pueden tomar utilizando el mismo equipo y accesorios fotográficos. Hay muchos factores que conforman un retrato, y estos pueden variar tanto como del sujeto a retratar y el estilo que desees crear.

A continuación te mostraremos una serie de herramientas y consejos básicos que te ayudarán a escoger tu equipo de manera ideal para diversas situaciones.

 

Lentes 

Considerados por muchos fotógrafos como la distancia focal más versátil disponible, los lentes de 50mm (o equivalentes) te permiten tomar casi cualquier tipo de retrato, independientemente del sujeto. Si quieres hacer retratos más cercanos, los lentes de 85mm te pueden ayudar a aplanar los rasgos de las personas con el efecto de compresión de planos (Cuando nos alejamos mucho, la perspectiva tiene el efecto contrario: las proporciones se igualan y la sensación es que la escena tiene mucha menos profundidad) y reduce lo que se encuentra en escena enfocándote más en la persona o ciertos rasgos. Si lo que deseas es un rango de distancias focales en un solo lente, un objetivo con zoom, como un  24-70mm podría ser la inversión ideal para tener más dinamismo en tu sesión.

Iluminación

La iluminación es la base de la fotografía, puede ser tan diversa como las ideas que quieras crear con tus retratos. Jugar con la luz natural del sol o la ambiental de alguna locación es por lo general lo más básico y esencial. Pero si tu interés es crear fotografías más profesionales sin las limitaciones que te da la iluminación ambiental, comprar un kit de flashes probablemente sea tu mejor opción. En estos días tenemos modelos de flashes muy portátiles que utilizan baterías recargables, para que los puedas llevar a cualquier lugar sin necesidad de corriente eléctrica directa, y que a su vez te pueden servir para ir armando un kit para tu propio estudio.

 

Determinar qué tipo de fuente de luz se adapta mejor a tu estilo y configuración personal es un paso importante para armar tu kit esencial de fotografía de retrato. Por ejemplo un AD400 o un AD600 de Godox son equipos muy dinámicos y con una gran potencia, para hacer mucha variedad de estilos fotográficos con ellos y que no te falte potencia en ninguna situación. Un speedlite como el V1 de Godox te puede ser muy útil para traerlo contigo en tu mochila y usarlo para acentuar ciertas partes del sujeto o fondo en la locación o estudio, como luz complementaria o bien, como luz principal.

 

Medidores de luz

Un buen medidor de luz (Exposimetro) es invaluable , especialmente si trabajas con luces estroboscópicas. Al medir con precisión la exposición adecuada de una escena, los medidores de luz te brindan la información que necesitas para tomar imágenes perfectamente equilibradas.

Reflectores y modificadores

De los accesorios fotográficos más útiles, probablemente los reflectores encabecen la lista. Versátiles, económicos y fáciles de usar, los reflectores le otorgan un mayor control sobre la iluminación de tu escena. Los softboxes o cajas de luz son también herramientas esenciales para poder controlar con precisión la iluminación, dependiendo el motivo que quieras realizar hay un modificador especial para cada situación.

Generalmente, la luz suave es la más utilizada  para los retratos, ya que produce un degradado más sutil entre las sombras y las luces. Las cajas de luz, las sombrillas y los beautydish son los modificadores más populares utilizados por los fotógrafos de retratos. Cuando se necesita una luz más precisa, se pueden usar grids o snoots para dirigir la luz de una manera más exacta. Para aplicaciones creativas, los geles son una gran opción ya que agregan un toque de color a sus retratos.

Con cada luz adicional que se une a tu colección, surgen nuevas posibilidades de retrato. Una segunda luz puede reemplazar un reflector para aumentar el relleno o igualar la luz principal para producir un efecto neutral. A menudo se utiliza una tercera luz para proporcionar separación de fondo para los asistentes, especialmente cuando se trabaja con fondos oscuros.

 

Te invitamos a explorar entre nuestra amplia gama de productos relacionados en nuestra tienda en línea Profoto.

 

¿Cuál es tu forma favorita de hacer retratos? Compártenos tus experiencias en los comentarios o en nuestras redes sociales, y enséñanos tu mejor fotografía de retrato usando el #soyprofoto, y sigue con tu… pasión por la fotografía. ¡Saludos!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.