En la actualidad muchos fotógrafos buscan alternativas para crear nuevas formas para llevar su fotografías a otro nivel.

 

En esta ocasión presentamos los primeros filtros caseros que pueden ayudar a darle un nuevo look a tus fotografías.

 

Filtro con gotas de agua

Este filtro es mejor que no lo hagas sobre la lente, ya que puede resultar peligroso.

 

Para lograrlo tienes dos alternativas diferentes de conseguirlo.

El primero es tener un filtro UV, lo rocías con unas cuantas gotas de agua, después lo colocas sobre la cámara. Mira a través del visor o del Live View, y gira el filtro para colocar las gotas en la posición que deseas.

El segundo modo es que fotografíes a una persona u objeto a través de otro cristal, como el de una ventana, y rocíes el agua en ese cristal. De ese modo tu cámara no correrá ningún peligro y el efecto puede quedar muy atractivo.

 

Filtro burbujas.

La idea es que realices la composición de la imagen, y te coloques en uno de los laterales en el que está el sujeto u objeto protagonista, pero sin llegar a aparecer en el encuadre. Lo siguiente que deberás hacer es tomar un bote de jabón con agua, y empezar a echarlas mientras disparas las tomas. Conforme más cerca de la lente estén, más desenfocadas aparecerán, pero procura que estas no exploten al chocar con el objetivo para evitar mojarlo.

 

Aplicar este filtro seguramente necesites la ayuda de otra persona, o disparar la toma colocando tu cámara en un tripie.

Filtro con Gafas de Sol.

 

Las gafas de sol pueden actuar como un filtro de densidad neutra, tan solo tendrás que colocarlas delante de la lente y procurar que éstas cubran todo su diámetro. De ese modo restaras luz a la escena para conseguir efectos fotográficos como por ejemplo exposiciones más largas.

 

 

Filtro con Plástico Transparente.

Puedes tomar cualquier plástico transparente que tengas en casa. Arrúgalo, y acércalo a la lente de tu cámara. Es un truco es de los más sencillos, y el resultado que te dará es muy curioso, dándole un toque diferente y suave a tus fotografías.

 

 

Filtro con Hilo de Sedal o Cinta Adhesiva.

Otro filtro de los más sencillos lo puedes hacer con hilo de sedal o cinta adhesiva. Corta dos o más trozos, y colócalos cruzados o en paralelo sobe la lente. Pégalos a ésta con un poco de cinta de carrocero, y verás como la luz del sol o cualquier otra fuente, se reflejará en el hilo o cinta agregando un toque de brillo especial a tus imágenes.

Estos son algunos de los trucos que presentamos el día de hoy, te invitamos a que nos visites en www.profoto.com.mx y encunetres todos los accesorios que necesitas para realizar la fotografía que tanto esperas realizar.

 

Información de: DZOOM

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.