La luz en la fotografía es el elemento fundamental, sin luz no hay foto. Es por ello que para que puedas obtener resultados sorprendentes debes de aprender, sus particularidades técnicas y también como modelarla a tu gusto.

Es por ello, que en el artículo de hoy te traigo 15 consejos para que puedas dominar tu materia prima: La luz, pero antes de adentrarnos en cada uno de ellos.

 

¿QUÉ DIRECCIÓN TIENE LA LUZ?

La luz, a pesar de propagarse en todas direcciones, tiene una dirección y esta depende de donde se situé la fuente de luz, es decir, desde donde el sujeto u objeto incidido por esta es iluminado. Podría decirse que la dirección de la luz en fotografía puede ser:

  • Frontal
  • Cenital (la fuente de luz ilumina la escena, sujeto u objeto desde arriba)
  • Trasera
  • Lateral
  • Contra Cenital (la fuente de luz ilumina la escena, sujeto u objeto desde abajo)
  • Puntual (ilumina solo una parte del motivo de modo de resaltarla por sobre el resto de la imagen)

El modo en que ilumines tus objetos o sujetos dentro del escenario de tu fotografía, cambiará radicalmente las sensaciones que esta trasmitirá, creando unas u otras sensaciones. En el siguiente ejemplo, puedes observar el mismo sujeto, pero la iluminación esta en diferentes direcciones:

 

 

 

 

 

1. LUZ LATERAL

Este tipo de iluminación realza las texturas y dota al a escena, en este caso un sujeto, de mayor volumen gracias a los contrastes entre luces y sombras.

2. LUZ SEMI LATERAL

En este caso la fuente de luz ha sido colocada a 45 grados y a pesar de seguir trabajando con luz lateral, las sensaciones cambian bastante. El contraste es mucho menor aún continúa contorneando el rostro aunque en menor medida debido a que el contraste de esta es menor.

3. LUZ FRONTAL

En este caso, la fuente de luz se encuentra ubicada frente al sujeto lo que genera que los relieves y texturas no puedan ser apreciados con tanto detalle ya que el contraste es mínimo. Este tipo de iluminación es fácil de obtener si disparas el flash incorporado en tu cámara.

4. LUZ CONTRA CENITAL

Esta vez, la fuente de luz ha sido colocada por debajo del sujeto, es por ello la sensación anti natural al verla. Nuestros ojos no están acostumbrados a percibir luz con este tipo de dirección ya que no se presenta de este modo en la naturaleza.

5. LUZ FRONTAL CENITAL

Al contrario de la fotografía anterior, la fuente de luz fue colocada por encima y de frente al sujeto, es decir, de modo que incida de frente pero cenitalmente a este: la iluminación proviene desde arriba.

6. LUZ CENITAL

En este caso la fuente de luz ha sido colocada justo por encima del sujeto haciendo que esta quede perpendicular al piso tal como se daría si sales a tomar fotografías al medio día. De este modo, la luz provoca contrastes que, en este caso, no son para nada agradables en nuestro sujeto, sino fíjate como han quedado oscurecidos sus ojos.

 

CONTRALUZ

 

 

 

Dependerá de donde provenga la luz o bien, desde donde lo ilumines para crear un efecto u otro. Ten en cuenta que, si la luz es frontal, el objeto no tendrá sombras por lo que perderá volumen y detalle. Si la luz es trasera, se destacará la silueta de tu fotografía tal como en la fotografía que acabas de ver. Si la dirección de la luz es cenital, lateral o contra cenital, sobre la escena se dibujaran sombras que destacarán las texturas y relieves dotando a la fotografía de mayor volumen y si la luz es puntual, solo se destacará aquello que has decidido iluminar.

Recuerda que los ojos buscan la luz, por lo que el modo de iluminar o no una escena te será de gran ayuda a la hora de darle protagonismo a tus sujetos y a dirigir la mirada del sujeto que tienes en tu retrato.

 

INTENSIDAD DE LA LUZ

De acuerdo a la intensidad que tiene la luz con la que estés trabajando, los resultados también variaran: no es lo mismo trabajar con una luz potente como la del medio día, que produce sombras muy marcadas, que si por ejemplo, tomas tus fotografías en un día completamente nublado. ¿Dónde está la diferencia?.

¿QUÉ ES LA LUZ DURA?

Si la luz con la que trabajes es muy intensa, se dibujaran en la escena sombras muy marcadas que crearan fuertes contrastes entre los tonos claros y oscuros debiendo optar por obtener detalle en las luces o bien en las sombras, pero es muy difícil obtener detalle en ambos.

 

 

 

¿QUÉ ES LA LUZ SUAVE?

Por el contrario, si la luz con la que trabajas es más difusa. El contraste en este tipo de situaciones es muy poco, es por ello que este tipo de luz es muy popular entre los fotógrafos gracias a la luz pareja en toda la escena.

Cada escenario de luz tiene sus ventajas y desventajas y si bien la luz dura te será muy útil a la hora de enfatizar las texturas y la luz suave para conseguir una iluminación más uniforme, en ambas situaciones y utilizando los elementos correctos.

 

 

 

FUENTES DE LUZ

La intensidad de la luz no solo está dada por la potencia de la fuente de esta sino también por su tamaño: cuanto mayor sea la superficie de la fuente de luz, más suave será esta y cuanto menor sea, más dura serán las luces que esta dibuje. Te daremos un ejemplo de ello: el sol, a pesar de ser una estrella inmensa, en nuestro cielo es solo un circulo pequeño, es por eso que la luz que produce es dura, en cambio, al rebotar la luz en unas nubes, al estas tener una superficie mucho mayor (por su proximidad con la tierra) la luz en los días nublados es suave.

Si quieres obtener una luz suave utilizando un flash (fuente de luz intensa y pequeña) intenta difuminarla mediante algún difusor, ventana de luz, etc.

 

 

 

MEDIOS PARA CONTROLAR LA LUZ

Ahora que conoces más acerca de las cualidades de la luz, ahora es importante que conozcas cómo y con qué elementos te será posible modelar la luz.

A continuación te dejamos una serie de elementos con los que podrás, con un poco de práctica, generar, dirigir, difuminar y modelar la luz en tus fotografías:

  • Flash: el flash es el aliado número uno del fotógrafo a la hora de añadir luz artificial en una escena. Ya sea que utilices el flash incorporado en tu cámara o bien que tengas a mano uno externo, este es el medio por excelencia para añadir iluminación extra ya que ocupa poco espacio y puede ser realmente potente. Mediante la utilización de uno o varios flashes, podrás conseguir excelentes resultados al modelar la luz ya que eres tu quien define su intensidad y dirección para cada una de tus fotografías.

 

  • Focos: al igual que si utilizas un flash, mediante la utilización de focos o luces extra, podrás controlar la dirección y la intensidad pero, a diferencia del flash, al utilizar luz continua (el flash es solo un destello). Las principales diferencias con un flash son la temperatura de color que emiten y por su puesto su tamaño y portabilidad.

 

  • Pantallas reflectoras: estas pantallas son superficies que te permitirán reflejar la luz que incide sobre ellas. Puedes utilizar una pared, una hoja de papel, una tela o bien, si dispones de unos euros extra, hacerte de una especialmente diseñada para fotografía, no son para nada costosas. Dependiendo del color y la textura de dicha superficie, la luz se reflejara de una u otra forma: cambiará su color, su intensidad y dirección. Puedes encontrar reflectores fotográficos muy variados: dorados que reflejan luz cálida o bien plateados que reflejan luz más fría, blancos que la difuminan, etc. Incluso puedes fabricártelos tú mismo.

 

  • Difusores: los difusores son, al igual que las pantallas reflectoras, accesorios que podrás utilizar para hacer que la luz dura de un flash o un foco se vuelva más suave o bien más puntual. Al igual que con las pantallas reflectoras, el límite en su uso está dado por tu imaginación. Hay infinidad de tipos de difusores en el mercado, pero con un poco de creatividad puedes crearlos tú mismo: una cortina, un pañuelo, una hoja de papel, las nubes, una botella plástica y cualquier otro elemento que te permita disminuir la intensidad de la luz y aumentar la superficie desde donde esta es emitida.

 

  • Filtros: los filtros son lentes o cristales que, una vez colocados por delante del objetivo te permitirán lograr un sinfín de efectos como pueden ser: eliminar los reflejos, filtrar determinados colores, reducir la cantidad de luz que llega hasta el sensor, etc.

 

 

 

LA BÚSQUEDA CONSTANTE DE LA LUZ

La obsesión de todo fotógrafo es encontrar una buena iluminación que justifique coger la cámara y ponerse a crear espectaculares fotografías. La búsqueda constante de la luz, sea que tengas tu cámara en mano o no es algo que, con el correr de las fotos, te irá obsesionando. Pero ¿Una buena iluminación se encuentra o se fabrica?

No puedes conformarte solo con el hecho de no haber encontrado una iluminación acorde a tus expectativas, la búsqueda de la fotografía perfecta no puede limitarse solamente a “tener suerte”. La suerte la fabricas tú y cuanto más trabajes para capturar esa fotografía que tanto deseas, más cerca estarás de obtenerla.

Una fotografía bien iluminada hace la diferencia, por lo que, si eres capaz de poner en práctica todas las técnicas posibles, tu camino al éxito está casi asegurado.

Si bien hay muchos otros factores que hacen de una fotografía algo espectacular, el dominio de la luz es uno de los más complicados de manejar, después de todo, la fotografía es luz hecha una foto.

Puedes trabajar tanto con luz natural que es aquella que está presente en el ambiente (Sol, luna, etc.) o bien, introduciendo algún foco externo, disparando un flash, la luz de un letrero, etc. El reto es hacer que la luz disponible en la escena, sea cual fuere la fuente de esta, se convierta en tu aliada para potenciar los mensajes que trasmiten tus fotografías.

A continuación de te queremos compartir algunos consejos una serie de consejos y técnicas para que pongas en práctica:

 

LA ILUMINACIÓN EN INTERIORES

1. Cuanta más luz, Mejor: si estas tomando fotografías en interiores, intenta despejar el camino de la luz para que pueda ingresar a este: sube las persianas, corre las cortinas, etc. Con cuanta mayor luz natural dispongas a la hora de tomar tus fotografías, mejores resultados obtendrás.

2. Evita disparar tu flash: el flash es tu mejor aliado a la hora de aumentar la luz en una escena, si la misma es realizada en interiores, la luz artificial del flash le quitará los ricos tonos y todo el encanto que la luz natural produce en estos. La luz del flash, al ser dura, suele no ser apropiada.

3. Configura el balance de blancos: si bien en la era de la fotografía digital y más aún si disparas en formato RAW la configuración del balance de blancos puede realizarse en post producción, es decir, en tu laptop o computadora, ten en cuenta que dependiendo de la temperatura de color de la luz en una determinada escena, los colores se verán afectados. Si disparas tu flash, recuerda compensar el frio tono de su luz, con un balance de blancos que neutralice tal efecto de modo de no distorsionar los colores.

 

 

 

 

LA ILUMINACIÓN EN EXTERIORES

4. Al mediodía no siempre es lo mejor: la intensidad y dirección de la luz solar del mediodía es tan dura y perpendicular que genera excesivos contrastes por lo que la mayoría de las fotografías tomadas a estas horas suelen ser muy planas y poco atractivas.

5. La hora azul: Los mejores momentos para sacar fotografías en exteriores son en las denominadas “hora azul” u “hora dorada”, es aproximadamente una hora antes de que se ponga el sol hasta una hora luego de que el mismo se ha ocultado en el horizonte y también las primeras horas del día mientras amanece, son el momento ideal para aprovechar la gran variedad de tonos y colores que el cielo tiene para ti.

6. Mantén el ISO al mínimo: si bien ante la falta de luz, la solución más rápida que puede llegar a cruzarse por tu mente es elevar la sensibilidad ISO, ten en cuenta que al hacerlo introducirás ruido en tus fotografías que puede por terminar de arruinarlas. Intenta mantener el ISO al mínimo posible.

 

 

 

 

LA DIRECCIÓN DE LA LUZ

Cuando trabajas con luz natural, no siempre es posible que la escena este iluminada tal como tú lo necesites.

No le temas a los contraluces: si bien suele ser bastante complicado obtener fotografías con mucho detalle en este tipo de situaciones debido a la imposibilidad de obtener detalle tanto en las luces como en las sombras, que esto no impida sacarle el jugo a tu imaginación y obtener tomas sorprendentes con luz trasera.

Anímate a utilizar reflectores: en ciertas situaciones, como puede ser un fuerte contraluz, el flash se convertirá en tu mejor amigo, siempre y cuando, sepas como sacar su máximo potencial. Si no puedes evitar el contraluz, puedes compensar la diferencia de tonos disparando tu flash. Intenta rebotarlo contra alguna superficie que funcione como reflector o bien, hazte con el tuyo propio. Los resultados que podrás obtener mientras experimentas con su uso te sorprenderán, sino, fíjate en el siguiente ejemplo:

 

 

 

Experimenta con el uso de filtros: si bien hoy en día es posible emular los efectos de un filtro editando las fotografías en el ordenador, hay ciertos efectos que son imposibles de lograr sin retocar la fotografía. Un ejemplo de esto son los filtros de densidad neutra que quitan intensidad a la luz presente en la escena. Para que el agua de una cascada parezca una bruma, es necesario realizar una larga exposición (mayor a 30 segundos) pero, si estas a plena luz del día, esto es algo imposible de realizar, pero no si colocas delante de tu objetivo uno de estos filtros de modo de reducir la “cantidad de luz” que llega al sensor.

 

 

 Evita el “flare”: a menos que quieras experimentar utilizando el “flare” o “reflejo” como un elemento más en tus fotografías, no olvides de colocar el parasol a tu objetivo. De este modo, eliminaras todos los brillos extraños y reflejos indeseados. Si no tienes un parasol, tranquilo, son muy fáciles de fabricar con papel.

 

 

TÉCNICAS ESPECIALES

Fotografías de alto contraste: obtener detalle en las luces y las sombras al mismo tiempo es casi imposible para una cámara fotográfica en la actualidad. Como toda regla tiene su excepción: el modo HDR. ¿De qué se trata? Son fotografías de alto rango dinámico (high dinamic range) mediante las cuales, gracias a una serie de varias fotografías con distintas exposiciones, es posible obtener detalle en los tonos claros y oscuros al unirlas todas en una sola fotografía final.

 

 

 

Largas exposiciones: este tipo de fotografía consiste en realizar fotografías utilizando velocidades de obturación muy lentas, de varios segundos o minutos de duración. Al dejar el obturador abierto, es decir, dejando ingresar luz al sensor por un tiempo prolongado, el efecto en la fotografía final te sorprenderá.

 

 

 

Pintar con luz: la fotografía Lightpaiting o pintar con luz, es como se denomina a la técnica en la cual, mediante largas exposiciones y algunas luces o linternas, dibujas con luz directamente en la fotografía cuanta forma se te pueda llegar a ocurrir. El aire es tu bastidor, el sensor es tu marco y tu imaginación es el límite. Los trazos de luz, son captados por el sensor de la cámara y quedan “dibujados” directamente en la fotografía final.

 

 

Mantente creativo: la mejor forma para desarrollar la creatividad es observando fotografías para luego intentar reproducir las técnicas cuando sales con tu cámara en busca de tu próxima gran fotografía. La luz es un excelente elemento creativo si sabes cómo sacarle su máximo provecho.

 

Cuando camines por las calles, tengas o no tu cámara a mano, intenta tomar fotografías con los ojos buscando constantemente la luz. Las mejores fotos se toman con los ojos, aprovéchalos constantemente para luego, cuando tengas tu cámara en mano, puedas moldear la luz a tu gusto y placer.

Agradecemos que nos dejes tu comentario en la parte de abajo, para poder mejorar nuestro contenido para ti.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.